jueves, 22 de diciembre de 2016

Nit de Nadal / Nocebuena

Cau la vesprada, 
la nit és bressol tendre
del dolç misteri...

Se esconde el sol,
la noche es su cuna.
Dulce misterio...


miércoles, 4 de mayo de 2016

L'inquilí de somnis

El repic de les campanes de la Catedral es feia estrident quan a les set del matí es compassava amb el timbre agut del despertador de l’àvia. Ella i el Claudi dormien a la mateixa habitació, així l’àvia li feia companyia i el consolava quan apareixien els malsons que el nen patia des de feia temps.
Els episodis de terror nocturn s’apoderaven de les hores de descans del petit fins al punt que hi havia nits en les quals no dormia ningú. I ell plorava, gemegava, mentre els seus pares patien i es desesperaven.
Després de la mort de l’avi, l’àvia se’n va anar a viure amb ells i això va ser la salvació. En veure què passava es va oferir per dormir amb el petit Claudi i procurar el descans de tots. Ella podia passar una nit en blanc i dormir de dia, no l’esperaven a la feina, ja feia tres anys que s’havia jubilat. Així que van arreglar l’habitació perquè hi cabessin tots dos, hi van posar un parell de llits grans i còmodes i la van decorar al més agradable possible. Les parets de color pedra, els mobles blancs i alguns quadres penjats amb paisatges bonics i lluminosos, van fer de l’habitació del Claudi un lloc molt especial i tranquil.
I amb la tranquil·litat que es desprenia d’aquelles quatre parets, el Claudi va anar agafant confiança amb ell mateix. Els malsons es repetien, però començava a afrontar-los d’una altra manera. Ja no es despertava cridant, se sobresaltava, sí, però amb veu baixeta despertava l’àvia i en parlaven. Ell no sabia ben bé com explicar què li passava, perquè un cop despert no recordava res del que havia somiat. Però l’àvia l’animava a fer memòria sense por. Ella creia que, sense que el Claudi ho sabés, l’oblit formava part de l’estratègia del seu cervell per assolir la tranquil·litat. Així que va començar a pensar com s’ho podia fer per acabar amb el problema d’una vegada per totes...
Mentre el Claudi dormís ella l’observaria. Es fixaria en tots els seus moviments, en les cares que feia (per si notava inquietud), en si canviava la posició, si parlava o rumorejava alguna cosa... I així ho va fer, durant un parell de setmanes, sense dir res a ningú. Es va anotar en una llibreta tots els moviments del nen; les paraules indesxifrables que pronunciava entre somnis, algunes amb angoixa, altres no; els moviments de les mans, dels peus, les ganyotes de la cara, comprovava si coincidien amb els moments d’angoixa... També el va filmar amb una petita càmera que permetia enregistrar imatges i seqüències en la foscor. I es va dedicar a observar les imatges i les pel·lícules durant els dies següents.
Quan el Claudi era a l’escola i els seus pares a la feina, l’àvia feia les seves tasques d’investigació, repassava la informació que tenia de les hores de son del Claudi, i llegia llibres per informar-se del tema...
Un dia, en sortir de l’escola, en Claudi estava cansat i moix. L’àvia l’havia anat a buscar i li havia notat el front calent. En arribar a casa, bullia. Li va posar el termòmetre, estava a trenta-nou i mig. Ràpidament li va preparar una banyera plena d’aigua tèbia i el va banyar, li va posar el pijama i el  va fer tombar al llit. L’antitèrmic li donaria quan arribessin els pares.
L’àvia el calmava com sempre, agafant-li la mà i en Claudi delirava... fins que va quedar adormit. D’aquella febrada en sortirien un o dos centímetres d’altura, segur, sempre passava...
I mentre dormia va passar una cosa que l’àvia encara no havia viscut amb el petit. En Claudi va fer les ganyotes d’angoixa que havia fet tantes altres vegades, va moure les mans i els peus igual, però aquesta vegada se l’entenia perfectament:
-       Deixa’m, deixa’m, no vull veure’t més! T’he dit que no et vull tornar a veure en els meus somnis, sempre hi ets i no m’agradés!
Llavors, l’àvia va comprendre que la solució seria una mica més complicada del que havia imaginat... Sort de la seva vellesa, que li proporcionava una experiència que els pares no tenien!
Es va aixecar, es va preparar una til·la i se la va beure. Es va tombar al llit amb el seu net i es va quedar adormida: sabia que per solucionar el problema havia d’intervenir ella. Així que, un cop adormida va entrar al somni del Claudi, i com que en els somnis s’hi pot ser sense ser-hi, li va dir al nen tot el que havia de fer sense que ell se n’adonés.
Efectivament un inquilí de somnis s’havia colat feia dies en el descans del Claudi, el molestava, li feia mil entremaliadures i no el deixava descansar a gust. Així que l’àvia va ajudar a enfrontar-s’hi i en Claudi ho va fer. Li va cantar les quaranta!
-       Mira, a casa meva sempre diem “si vens per bé no et quedis al carrer, però si vens per mal no passis del portal”. Així que si vens per fer-me la vida més agradable, pots tornar quan vulguis, però si la teva intenció és fer-me patir no cal que tornis mai més!
L’inquilí es va fer petit, molt petit, fins a desaparèixer. En Claudi l’havia vençut!
A partir d’aquell dia va descansar. I l’àvia també. S’havia fet una mica més gran i una mica més valent perquè havia estat capaç d’enfrontar-se a qui no el feia content.
L’inquilí ja no va aparèixer mai més, ni en els somnis del Claudi ni en cap altre somni, de l’escarment havia desaparegut per sempre. 

jueves, 25 de febrero de 2016

La cafetería de Jesús

Todos los días, el desfile de formas y colores se mezclaba con el ambiente. Trabajadores y clientes se daban cita en la cafetería del complejo empresarial en el que pasaban su jornada laboral. Al frente del negocio estaba Jesús, siempre con aquella sonrisa que ocupaba gran parte de su cara.
El menú que ofrecían era variado y económico, por lo que la cafetería solía llenarse entre la una y las cuatro, todos los días, pero también a la hora del desayuno y hacia media tarde. Caras conocidas, otras nuevas, se daban cita entorno a las treinta mesas que albergaba el local. Jesús, servía, recogía, limpiaba, hacía cafés, y siempre sin borrar aquella amable sonrisa de su rostro. Si estaba cansado, nadie se daba cuenta, si tenía un mal día, ni siquiera se notaba, si le dolía la espalda, disimulaba las muecas de dolor con algún comentario gracioso.
Pronto, la cafetería cogió fama por el buen humor y el saber hacer de su dueño, y fue llenándose cada vez más. Personas ajenas al complejo empresarial quedaban allí para comer. Con los meses, la lista de espera se amplió y casi era imposible conseguir mesa sin reserva previa. Sólo los trabajadores acreditados gozaban de este privilegio.
Jesús, aunque cansado, estaba entusiasmado con tanto éxito. Su sueño se estaba cumpliendo, regentaba su propio negocio y le iba bien. Era feliz y aquella felicidad la trasladaba a todos los que compartían parte del día con él.
Un día, se acercó a la cafetería un señor muy educado, algo frío y calculador, pero de modales exquisitos. Quería hablar con el responsable del negocio. Jesús se presentó: llevándose una mano hacia el pecho le dijo que era él y que en qué podía ayudarle.
El señor se dio a conocer, trabajaba para una de las grandes fortunas de la ciudad. Querían hacerle una oferta para trabajar de mayordomo en la casa de unos duques. El sueldo era desorbitado, la dedicación exclusiva, y las condiciones laborales bastante buenas. Algún que otro privilegio y la seguridad de que sus hijos asistirían a una de las mejores escuelas del país. Jesús, quedó atónito ate semejante oferta. Jamás se hubiera imaginado que su fama había traspasado las paredes de su querida cafetería. Dijo que tenía que pensarlo, que en 24 horas daría una respuesta.
Y sí, así fue, al cabo de un día, el señor de buenos modales volvió a ver a Jesús, convencido de que no rechazaría la oferta planteada el día anterior. Pero se equivocó: Jesús dijo que no, que no podía dejar aquello, que no podía abandonar un trabajo que le hacía feliz, por el que sentía pasión e ilusión, que no podía dejar de servir a quienes habían confiado en él y habían contribuido a hacer de su negocio un motivo de felicidad. Lo sentía mucho, porqué la oferta era realmente buena, dos años atrás la hubiera cogido sin pensarlo, pero levantar su negocio le había costado esfuerzo, sudor y sacrificio, y ahora empezaba a dar sus frutos. Con gran educación, se despidió del señor de buenos modales, no sin antes invitarle a un café.
A los pocos días, recibía una llamada para reservar una mesa en su cafetería. Los duques querían probar el menú que se ofrecía, y se acercaron como los demás para poder hacerlo. A partir de aquel momento, decidieron comer allí una vez a la semana. 

lunes, 25 de enero de 2016

Una pérdida de tiempo...

¿Os imagináis qué pasaría si un reloj perdiera cada día un minuto? El día de fin de año tendríamos que comernos las uvas cinco minutos antes de mediodía… Vigilad, porque la pérdida de tiempo puede estar relacionada con la pérdida de muchas otras cosas… eso es  lo que le pasó a Magdalena…

Parecía que las cosas iban bien y nada se alteraba en la vida tranquila y feliz de Magdalena. Cuando cumplió diez años, sus padres le regalaron un reloj de pulsera suizo, precioso. Los primeros días de tenerlo, estaba tan emocionada que no se lo quitaba ni para dormir, pero al cabo de dos semanas, por miedo a perderlo o a que se estropeara, Magdalena decidió quitarse el reloj y guardarlo en un cajón de su habitación.

Durante los meses siguientes, en su colegio, empezaron a desaparecer cosas… carpetas, estuches, chaquetas… desparecía todo de una manera tan sutil y misteriosa que ni siquiera los dueños de las cosas se daban cuenta.
Pero un día llegó el director al colegio muy asustado: ¡le habían desaparecido los quilómetros del coche! ¡Aquello era lo más raro que había visto en su vida! Porque no se había borrado el cuentaquilómetros, no, habían desaparecido seis quilómetros del contador. Lo recordaba perfectamente, él siempre miraba cuántos quilómetros había realizado durante el día, era un hombre muy meticuloso, que llevaba las cuentas de todo lo que podía afectar a su economía casera (y contar los quilómetros le ayudaba a controlar el gasto de gasolina). Antes de apagar el motor había mirado cuantos quilómetros marcaba la pantalla y vio el número 25346. ¡Al día siguiente, el coche marcaba 25340! ¿Qué había pasado?
La cuestión es que era algo rarísimo. Todos en la escuela empezaron a darse cuenta de que les faltaba algo, pero ¿cómo podían haber desparecido tantas cosas sin que nadie se percatara de ello con anterioridad?
Ante semejante situación, cuando Magdalena, hecha un manojo de nervios, llegó a casa, lo primero que hizo fue comprobar si el reloj estaba en su sitio. Y sí, después de tres meses, allí estaba. Respiró aliviada… pero el alivio le duró poco cuando observó que el reloj llevaba una hora y media de retraso… ¡pero si era suizo! Aquello era muy extraño…
Rápidamente encendió su ordenador para buscar, en la página web de la marca, el contacto para escribirles. Pero no hizo falta. Al entrar, un banner enorme pedía disculpas al mundo entero; a continuación advertía de que uno de sus relojes había salido defectuoso, apuntaba el modelo y la tienda en la que se había vendido y daba detalles de la peligrosidad del elemento si no era devuelto y destruido en la fábrica de Ginebra. ¡Era el reloj de Magdalena!
¡ATENCIÓN! SE HA DETECTADO UN RELOJ DEFECTUOSO. SE VENDIÓ EL 2 DE ENERO EN LA TIENDA DE LA CALLE JAZMÍN DE CALZADILLA DEL MONTE (MÉJICO). LOS COMPRADORES PAGARON EN EFECTIVO POR LO QUE NO SE LES HA PODIDO LOCALIZAR. ESTA ES LA FOTO DEL RELOJ.
POR FAVOR, SI ES USTED QUIEN LO TIENE NO DUDE EN DEVOLVERLO. ES UN RELOJ QUE PIERDE UN MINUTO CADA DIA, Y DURANTE ESE MINUTO PUEDEN DESAPARECER TODO TIPO DE OBJETOS… Y HASTA PERSONAS.
ESTO NO ES NINGÚN JUEGO. EMPIEZAN DESAPARECIENDO CARPETAS Y BOLÍGRAFOS, HASTA QUE DESAPARECEN QUILÓMETROS DE LOS COCHES, GRADOS DE LOS TERMÓMETROS Y PELDAÑOS DE ESCALERAS.
QUIEN LO TENGA NO DEBE PREOCUPARSE, LE MANDAREMOS UN RELOJ NUEVO.
MUCHAS GRACIAS.
Magdalena se quedó alucinada, y aunque su boca estaba completamente abierta, no conseguía articular palabra. Devolvió el reloj, claro que lo hizo, pero pidió a la empresa que no le mandaran otro, que en su lugar prefería una pulsera.
Aquella aventura del reloj había sido tan extraña que, para saber las horas, prefirió guiarse por el sol y preguntar a los demás, durante una larga temporada.
Al cabo de unos días, la pulsera de plata llegó con una carta de agradecimiento. Y Magdalena se sintió aliviada al saber que no volvería a perderse nada más de forma extraña…