sábado, 15 de marzo de 2014

Mañana será otro día


Y se convirtió en ángel… 

Agradeciendo eternamente a sus padres
aquel amor incondicional,
aquel baile entre mariposas,
aquellos días felices en los que su visión del mundo
tenía los colores del arco iris
por el que se deslizó para subir al cielo.

Les cuida,
les protege,
les ama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario